lunes, 29 de marzo de 2010

En ese día ella pensaba que él no sentía nada por ella y lo trató con indiferencia.

Al otro día él pensaba que ella no sentía nada por él y la trató con indiferencia.

Ambos fueron demasiado orgullosos como para dejar su orgullo atrás.

3 comentarios:

Pater__94 dijo...

http://www.youtube.com/watch?v=UD-MkihnOXg hay que tomarse asi las cosas,que con tanto orgullo che

maiilu dijo...

para las personas orgullosas ,
por q no viven como qieren i dejan las bldeses de lado??

Anónimo dijo...

juan dice,

no lo entendi muy bien..jaja..